Prólogo

2017-10-03

Memoria de la Transicion Democratica
en las Relaciones Laborales de la Empresa “La Cruz del Campo”

  1. Prólogo

Noticias, conocimientos o recuerdos de cómo eran esas relaciones en la etapa anterior a la Dictadura de Franco son muy pocas las que se encuentran en mi poder; se reducen en exclusiva a las charlas que mantuve esporadicamente y de forma deslabazada con un antiguo trabajador llamado “BALONGO”, con fama de luchador y honrado, al que las vicisitudes sindicales y de Guerra Civil que le tocó vivir, le habian producido grandes secuelas, hasta el punto de haberle dejado para siempre una etiqueta de “locura” y un certificado médico que así lo atestiguaba.-

En esas charlas, sin orden cronológico alguno, me fue contando sus peripecias durante la Guerra Civil, su participación en las Brigadas del Ejército Republicano, su estancia en las trincheras, las batallas en las que participó, incluso que había resultado herido en una de ellas; me fue dando sus opiniones sobre el transcurso de la Guerra, de los mandos militares de la República, de los hechos que él recordaba durante el tiempo que duró la misma y de todo lo que tuvo que sufrir cuando terminó, pasando por diferentes prisiones y juicios, como miembro del Ejército Republicano y su pertenencia a grupos que habían tenido actividades sindicales, hasta llegar pasados algunos años a volver a tener un puesto de trabajo en Cruzcampo.

Como desenlace de todos estos avatares y tener que enfrentarse de nuevo a una dura tarea de trabajo, en unas condiciones nuevas y de gran represión, llegó incluso al intento de suicidio dentro de la propia Empresa, evitado en última instancia por sus propios compañeros; estos hechos, unidos a otros enfrentamientos, tanto con los Jefes inmediatos, así como con algunos compañeros, son los que terminaron por ponerle la etiqueta de “loco” que le acompañó en sus últimos años como trabajador.-

De estas charlas que pude tener con él en su puesto de trabajo saqué algunas conclusiones; la más importante de todas era su gran amargura cuando se refería a las relaciones dentro de la Empresa, tanto en el ámbito Empresa/Sindicato, como en el de trabajador/trabajador; parecía dar a entender que los resultados no merecían tantos sacrificios.-

De sus relatos se desprendía que durante el tiempo que duró la segunda República Española y debido a las múltiples luchas llevadas a cabo por las distintas organizaciónes obreras y trabajadoras en defensa de las mejoras en sus condiciones de vida, germinó dentro de la propia Empresa diferentes actos reivindicativos, de luchas y participaciones en huelgas gremiales y políticas, alineados dentro de las corrientes republicanas y liderados por grupos de trabajadores de marcada tendencia libertaria y que fueron radicalmente cortadas, nada más que se consumó la derrota y desaparición de la segunda República, como resultado de la Guerra Civil.-

  1. 1. PARTICULARIDADES ESPECÍFICAS Y REPRESENTATIVAS DE LA EMPRESA LA CRUZ DEL CAMPO S. A.

La Cruz del Campo S.A. fué creada y capitalizada por un reducido grupo de familias pertenecientes a la alta burguesía y grandes terratenientes sevillanos y andaluces; los nombres de Osborne, Ybarra, Laffitte, etc. nunca faltaron en su Consejo de Administración.

Uno de los más representativos de esta época estuvo compuesto por Ignacio Ibarra Mindaro, Presidente; Alejandro Romero Osborne, Vice-Presidente; Ignacio María Lojendio Irure, Consejero Delegado; Carlos Delgado Barea, Consejero Delegado; Alan Murdoch (Shlitz), Consejero Delegado; Juan Antonio Ollero de la Rosa, Consejero; Gonzalo Roca de Togores, Consejero; Juan Antonio León Barea, Consejero; Roberto Osborne Vazquez, Consejero; José J. Martinez Mejía, Consejero; Juan Melgarejo Osborne, Consejero; María Teresa Osborne Moreno, Consejera; Margarita Isasi Ivisón, Consejera; José Escribano Aguirre, Secretario del Consejo.

La fábrica se levantó en unos amplísimos terrenos ubicados en los alrededores de un sitio conocido desde muy antiguo, como la cruz del campo, donde se alzaba una cruz de piedra dentro de un templete construido de ladrillos y que representaba la última estación de penitencia de un “via crucis” mandado edificar siglos antes, por una familia aristocrática sevillana cuyos componentes habían participados como caballeros en las Cruzadas católicas por la ciudad de Jerusalen y que según la tradición se hizo con las medidas exactas y reales de los hechos protagonizados por Jesús en la crucifición y cuya primera estación se estableció en el palacio llamado “Casa de Pilato” en el mismo corazón de la ciudad; precisamente del nombre popular de este sitio, fué de donde tomó su nombre la Empresa cervecera, así como su templete figura como distintivo patrimonial de la misma.-

En su construcción se emplearon los más avanzados progresos de la ingeniería de la época, así como los específicos de la industria cervecera, a los que se unieron las costumbres heredadas de generación en generación e inherente a la clase terrateniente, de dotar al complejo fabril de su propiedad, de las edificaciones y servicios necesarios para poder celebrar sus fiestas, reuniones y celebraciones sociales con la máxima comodidad posible; integrado en la fábrica existió un edificio central para el uso y disfrute de los propietarios, un área de servicios, una piscina, impresindible para poder gozar del clima sevillano y rodeando todo el conjunto, unos magníficos jardines.-

Testimonios de primera mano contados por las personas que atendieron las necesidades diarias de la vida en dichas instalaciones, como por ej. jardineros, cocineros, conductores, personal de mantenimiento, sirvientes, etc. reflejan que hubo una gran actividad dentro del recinto, por parte de sus propietarios, así como tambien proliferon los chismes, rumores e historias que se contaban de ellos, para todos los gustos imaginables.-



En el aspecto exclusivamente cervecero, las decisiones tomadas por sus propietarios, parece ser que fueron plenamente satisfactorias, a la vista de los resultados obtenidos a lo largo de todos estos años de actividad industrial; para la puesta en marcha de la misma, los responsables tomaron la iniciativa de acudir al mercado cervecero más importante, -Alemania-, contratando a un importante equipo de técnicos, especialistas, maestros cerveceros y poniendo al frente del mismo un químico de nacionalidad belga, al que terminaron llamando todos los trabajadores de la fábrica simplemente “el belga” y que dió buenas muestras de su pericia en la materia cervecera, no sólo consolidando un mercado al que no estábamos acostumbrados los andaluces, sino sentando las bases para una proyección de futuro, tanto en el ámbito de la investigación como de la innovación y que ha sido una constante desde entonces en el devenir de la Empresa; de esta época data la utilización del logotipo de la firma, su famoso “gambrinus”, el orondo y saludable personaje de clara ascendencia germana, el hombre gordo que pregonaba las excelencias del consumo de la fresca y rubia bebida CRUZCAMPO.-

Otra de las peculiaridades que marcaron de alguna manera el futuro de la Empresa y sus relaciones laborales, fue la forma en que se forjó el núcleo principal de los trabajadores fijos y los mandos intermedios, que fueron el sosten y fundamento de todos los sacrificios que tuvieron que soportar durante los años que duró la creación y consolidación de los cimientos sobre los que se dió el salto de calidad y cantidad que la convirtieron en un Grupo empresarial fuerte, dentro del conjunto económico español.-

No se necesitaron para nada, complejos sistemas de selección de personal, para hallar los trabajadores más idóneos para la actividad que se ponía en marcha; bastaron y sobraron las influencias que cada una de las personas que componian las familias propietarias del proyecto, todas ellas ocupando puestos de especial relevancia en el tejido social sevillano y andaluz, se fueran decantando por el sinnúmero de solicitudes que les llegaban desde todas las direcciones posibles, sin la más mínima exigencia de preparación o conocimiento.-

Datos rigurosamente cierto, atestiguan el ingreso como personal fijo de la fábrica, por la expedición de una simple nota firmada por la madre superiora del Convento del Valle, hermana de uno de los fundadores; gestiones de Tenientes de Alcalde; curas párrocos de los distritos más desfavorecidos; compromisos ineludibles de sus propios trabajadores y sirvientes en favor de los familiares; pueblos necesitados de trabajo en los términos de sus múltiples fincas; casos como el núcleo de Santiponce donde se instaló la Maltería para la fabricación cervecera y sus almacenes de regulación, aportaron muchísima mano de obra a la plantilla y un largo etcétera que sería muy prolijo de contar.-

Como resultado de este método de selección del personal, se dió un caso curioso y significativo en la plantilla, el de personas que ingresaron a trabajar por este sistema y que sus influencias eran suficientemente fuertes y directas como para conseguir que entrasen a trabajar, hermanos, hijos y toda clase de familiares, llegando a constituir verdaderos clanes familiares en la misma.-

Los comienzos de la implantación de la cerveza como bebida de gran consumo dentro de las costumbres al uso en Andalucía, fue bastante lenta además de fuertemente estacional, dado el clima imperante en nuestra región, por lo que su consumo se traducía en una gran demanda en verano y casi nula en invierno lo que comportaba una necesidad grande de personal en los meses de verano y muy poca en el resto del año; esto dió como resultado la creación del trabajador temporero o de campaña y la introdución de listas para ser llamados en sucesivas campañas y que se aprovechaban en orden de antigüedad para ir cubriendo las bajas naturales que se producían en la plantilla de personal fijo; por este procedimiento se tardaba una serie de años para acceder a un puesto de trabajo estable, del orden de 10 años o en algunos casos incluso más.-

Todo este proceso tuvo como consecuencia la composición de una plantilla completamente dócil, acomodada a las circunstancias de la Empresa, sin el más mínimo espíritu reivindicativo y que soportaba resignadamente las duras condiciones de trabajo existente en la misma.-

En este contexto de consolidación de la dictadura franquista, su largísima duración, las duras represalias ejercida sobre las clases trabajadoras y la sintonía de los propietarios de la Empresa con los principios fundamentales del régimen implantado por la victoria militar en la guerra civil, fueron las bases en las que se cimentó el evidente éxito empresarial que supuso el construir un grupo económico fuerte, con amplia implantación en buena parte del territorio nacional.-

A partir de este hecho clave para la Historia de España y las generaciones que tuvimos que sufrirla, comenzó una etapa de las más importantes en la vida de la Empresa, con cambios profundos en sus estructuras y tomas de decisiones importantísimas, que marcaron de una forma definitiva el futuro.-

Al frente de la misma accedio como Director General un coronel del ejército franquista, que en todas las actuaciones dejó constancia de su autoritarismo y rígida disciplina, que en el ámbito estricto de las relaciones laborales, dejó profundas raíces que duraron muchos años más que los propios de su jefatura en la Empresa.-

En el área de distribución, almacenaje, carga y descarga del producto, se contrató a un Teniente de la Guardia Civil que al margen de establecer a su propia descendencia dentro de la Empresa, contribuyó de manera importante a reforzar las directrices de autoritarismo y disciplina emanadas desde la cúpula.-

Como cerrojo definitivo del círculo de seguridad se nombró Encargado General de la fábrica a una persona de triste recuerdo para la mayoría de los trabajadores; analfabeto, inculto, de malos modales, con fama de duro ganada a pulso con su trato y que fué un arma eficacísima, en la explotación llevada a cabo por la Empresa a sus trabajadores; este miembro de la Dirección llevaba a cabo actos como el de ponerse en la puerta de la salida principal de la fábrica, impidiendo físicamente la salida de trabajadores que ya llevaban realizadas jornadas de 24 horas consecutivas y que no autorizaba su salida, hasta tanto no quedasen cargados todos los camiones que hubiese en espera, o bien cogía una caja de cerveza vacía y se sentaba en el tajo, arreando a los trabajadores hasta que terminaban su tarea.-

Este pequeño resumen da una idea de cual era la política laboral de la Empresa en base a sacar el máximo rendimiento posible del esfuerzo humano de sus trabajadores; las jornadas eran interminables -12, 24 o más horas ininterrumpidas-, en algunas ocasiones que se sobrepasaban estos límites, lo más que te permitían era que cogiera unos cartones y descansara algún tiempo en las bodegas que se encontraban en el sótano; en algunas circunstancias se podía afirmar que se estaba muy cerca de lo que podría calificarse como esclavitud, hasta el punto que más de un trabajador optaba por saltarse la valla de la fábrica y escabullirse de momento a tal situación.-

Los salarios que regían en la Empresa, podían considerarse perfectamente de miseria; había que trabajar más horas de las que tenía el día, para que al final de la semana se viese una cantidad que al menos paliase en algo la escases de todo tipo que existía en las casas trabajadoras.-

Esta estampa tan tétrica, negra, injusta e inmoral, la Empresa supo combatirla eficazmente, construyendo a su alrededor una imagen de leyenda, que hacia el exterior producía unos efectos deslumbrantes que llegaron a darle fama de Empresa socialmente avanzada.-

En su organigrama contaba con un Departamento de Asuntos Sociales al frente del cual estaba una Asistenta Social; visitaba a los trabajadores enfermos, libraba anticipos y préstamos a las familias necesitadas, concedía becas de estudio para los hijos de los productores, mantenía una Academia de corte y confección para hijas de trabajadores, donde se hacían labores manuales de costura, confección de canastillas que luego se entregaban a las familias con recien nacidos o con necesidades económicas, se repartían juguetes el día de Reyes para los hijos de productores, en el transcurso de una fiesta infantil con cabalgata incluida, se concedían plazas para campamentos de veranos a los hijos de los trabajadores, así como turnos de 15 días en colonias de verano para las familias al completo, en chalets alquilados por la Empresa cerca de la playa en Sanlucar de Barrameda; celebraba anualmente el día de la Patrona de la Empresa, con una fiesta para todos los componentes de la plantilla, durante la cual se entregaban las medallas conmemorativas de la antigüedad en la misma, así como los premios laborales establecidos para las distintias categorías; mantenía un Economato con artículos de alimentación, ropa y calzados con unos precios más favorables a los trabajadores, que el existente en los comercios habituales; existía tambien comedores para que el personal hiciese sus comidas diarias a precios igualmente reducidos.-

Todas estas atenciones y beneficios sociales para los trabajadores, le valieron a la Empresa para que el régimen de Franco la premiara otorgándole el título honorífico de Empresa Ejemplar y Modelo, lo que representó el sostén fundamental de su fama como Empresa volcada hacia el bienestar de sus trabajadores.-


Tratando este capítulo con sentido estrictamente económico, se puede considerar que fué una inversión de lo más rentable que pudo hacer la Empresa, puesto que el desembolso hecho por todos estos conceptos representaba un rídiculo porcentaje sobre la totalidad del importe de su masa salarial, que rondaba alrededor de los 900 millones de pesetas anuales, si la comparamos con la que hubiese alcanzado aplicando unos criterios razonablemente más justos y equitativos en la retribución de sus trabajadores.-

  1. 2. CARACTERÍSTICAS DE LAS RELACIONES LABORALES DURANTE LA DICTADURA DE FRANCO

La representatividad sindical fué rigurosamente impuesta por la dictadura franquista mediante la creación del Sindicato Vertical, con una estructura única que llamó Organización Sindical y a la cual pertenecieron obligatoriamente todos los sujetos participantes en el mundo laboral; en una organización de este tipo, inmediatamente quedaron reflejadas las diferencias de poder existentes entre sus miembros; ocupando la cúspide de la pirámide se estableció la clase empresarial, con sus dirigentes, su dominio económico y organizativo y el apoyo incondicional de los estamentos del régimen; por debajo se establecieron las distintas clases actuantes, en función de su preponderancia económica, de conocimientos, formación y compromiso social y en el último escalon de la píramide quedaron los trabajadores manuales, sin ninguna preparación, sin ningún conocimiento, sin ningún compromiso, abandonados a su suerte, literalmente aplastados por el peso inexorable de toda la pirámide encima.-

La Organización Sindical se estructuró por ramas y sectores productivos en un primer nivel de ámbito nacional, donde estaban representados las distintas provincias españolas a traves de los Vocales Nacionales constituidos en Asamblea.-

Cada provincia contaba con una Delegación de Sindicatos a cuyo frente se encontraba el Delegado de Sindicato y donde estaban integrados todos los Sindicatos existentes por sus respectivas ramas y sectores; dentro de cada Sindicato existían las distintas Uniones que lo componían: trabajadores, técnicos, empresarios, etc.-

Prueba de la importancia que La Cruz del Campo tuvo en todo este entramado, fiel reflejo de las influencias sociales que disfrutaban sus propietarios, fué el hecho de mantener durante muchos años al frente de la Unión de Trabajadores y Técnicos del Sindicato de la Vid, Cervezas y Bebidas en donde estaba encuadrado por su actividad económica, a un empleado de su Empresa en el que no era muy dificil de adivinar su plena sintonía con las directrices mantenida por la misma, como no podía ser de otra forma.-

Dentro de este marco de la Organización Sindical se desarrollaron las Normativas que aplicaban las leyes dictadas por el Gobierno de Franco en el ámbito de las relaciones laborales dentro de la actividad empresarial y económica; una de las más importantes por su incidencia en el devenir diario de dichas actividades, fueron las Ordenanzas Laborales sectoriales; en ellas se recogían pormenorizadas todos los temas y materias que intervenían directa o indirectamente en el trabajo de la colectividad sectorial, reglamentándolas de manera precisa y que sometían a todas las partes a su obligado cumplimiento.-

Especificaban una por una todas las categorías laborales existentes en la actividad de que se tratase, definía su contenido y señalaba sus deberes y obligaciones; regulaba las jornadas laborales, los turnos, la realización de horas extraordinarias, las pagas, el disfrute de las vacaciones y su regulación corporativa, primas y pluses específicos en cada materia, cómo deberían ser las relaciones del trabajador con el estamento empresarial, establecía los coeficientes laborales que fijaban la escala salarial y un largo etc.-
En pocos textos legales que pretendiesen reglar las relaciones entre diferentes grupos actuando sobre un proceso común, se debieron dar un porcentaje tan elevado de injusticias, como el que recogieron las Ordenanzas Laborales del Sindicato de la Vid, Cervezas y Bebidas; en ella se contemplaban las pagas extraordinarias de 30 días para el grupo de Técnicos y Administrativos, 15 días para los obreros y subalternos; las vacaciones idem de lo mismo; la jornada laboral contaba con menos horas si se pertenecía a técnico y administrativo; éstos estaban exceptuados de recuperar los festivos con esta calificación; a técnicos y administrativos se les facilitaba cerveza en su jornada laboral, los obreros y subalternos lo tenían prohibído; los coeficientes laborales de técnicos y administrativos estaban un 20% por encima de obreros y subalternos, a igualdad de categoría, y así se podría seguir con muchos más ej.; como es fácilmente comprensible, sobran todas las explicaciones.

Con bastante posterioridad aparecieron los Convenios Colectivos de sector y los propios de Empresa; la Cruz del Campo tuvo desde los comienzos su propio Convenio de Empresa, pero mejor que explicar qué eran o qué representaban para los trabajadores, será transcribir un artículo de prensa de la época, de las que se podían llamar en su momento algo “liberal”, que decía textualmente lo siguiente:

“Los convenios de La Cruz del Campo se han venido firmando con logros muy modestos y sin la participación de información y control que una plantilla de mil trabajadores podría poner en juego. En anteriores ocasiones ha habido plantes de horas extras -son habituales en la fábrica-, pero los pactos se han firmado con un desencanto mezclado de silencio, por esa complicidad rentable -a corto plazo- que suponen las ordinarias horas extras. Aunque, como consta en el convenio, se reconocen las bodas de plata y oro para los trabajadores con la empresa, distinguiéndose con medallas de preciosos metales, diplomas y algún dinero y… cosa excepcional: los más antiguos y disciplinados tendrán sitio fijo en los actos sociales de la Empresa. Todo esto y más registra el convenio pactado. Pero lo que en realidad pone medida a las reclamaciones de tamaña plantilla es el cúmulo rentable de horas extras y el complejísimo cuadro de pluses, gratificaciones, mejoras sociales y otras ayudas discrecionales” E.CHINARRO.-

  1. 3 EXPANSIÓN DE LA EMPRESA LA CRUZ DEL CAMPO, S.A.

En estas circunstancias y con el transcurso de los años se fueron dando las condiciones idóneas para adquirir la madurez empresarial necesaria para afrontar el reto de crecimiento cuantitativo y cualitativo con las suficientes garantía de éxito; con este motivo se creó un área específica de ingeniería que estudió y llevó a cabo proyectos que transformaron de una manera importantisima el prestigio y las perspectivas de futuro de la Empresa.
Se multiplicó la capacidad de producción, se modernizó y puso al día toda la infraestructura necesaria para conseguirlo, se introdujeron todas las novedades tecnológicas del momento y se planificó las acciones necesarias para conseguir la máxima competitividad al nivel de las más importantes industrias del sector.-

Todas estas medidas necesitaron para su implantación la instalación de un Taller General de fábrica para cubrir las necesidades técnicas de servicios como maltería, cocimiento, bodegas, energía, servicios generales etc. y otro específico de Mantenimiento de todo el sistema productivo de fábrica.-

Para el funcionamiento de dichos talleres se necesitó personal técnico debidamente preparado y que no se encontraba disponible en la Empresa; por tanto se inició un proceso de selección de personal ajeno a la misma, en las especialidades de mecánica, electricidad, electrónica etc.; de esta manera la plantilla de trabajadores fijos se vió incrementada en un número notable, con un nivel de formación profesional y una preparación individual importante y lo que fué más significativo, con una experiencia laboral adquirida fuera de la Empresa, que comportaba un mayor grado de compromiso reivindicativo de las contraprestaciones que se exigían por su esfuerzo de trabajo.-
Todo este cúmulo de acontecimientos señalados, tuvo unos efectos colaterales decisivos en la marcha de las relaciones laborales dentro de la Empresa.-
Como es lógico suponer, tantos y tan profundos cambios no se pudieron hacer de la noche a la mañana; tuvieron que pasar una serie de años para verlos convertidos en realidad; por la misma razón, todo el personal necesario no ingresó en la Empresa al mismo tiempo, sino que se cumplieron una serie de etapas hasta cubrir el cupo que los responsables consideraron necesario; particularmente determinante resultó el penúltimo ingreso de personal en el Taller de Mantenimiento, que por cierto fué el más numeroso de todos, puesto que coincidieron en el mismo un grupo muy significativo de personas con altas dosis de inquietudes sociales.-