Taller de Mantenimiento

2015-03-27

10.- Taller de Mantenimiento

10.1 TALLER DE MANTENIMIENTO:


image

Dentro de la organización del trabajo en la Empresa La Cruz del Campo, el taller de mantenimiento por una serie de circunstancias que se dieron en el mismo, tuvo un protagonismo innegable durante muchísimo tiempo, en las relaciones internas de la fábrica.-

Indiscutiblemente fué en su seno donde surgió el núcleo originario que aglutinó a su alrededor todo el proceso de movilizaciones y cambios, que revolucionó de alguna manera las relaciones laborales en la Empresa.-

Pero al margen de esta coincidencia, el taller constituía por sí solo una comunidad homogénea de trabajo y como tal tenía sus propias reivindicaciones específicas e inherentes a sus condiciones de trabajo que no necesariamente coincidían con las de otros grupos de trabajadores de la fábrica.-

Su principal demanda consistía que se reconociera en el capítulo económico, la profesionalidad que se les exigía en su cometido; para acceder a un puesto de trabajo en este taller, había que superar el examen teórico-práctico cuyas bases están recogidas en el anterior programa que se acompaña; evidentemente, de su lectura se desprende que para superarlo en las distintas categorías existentes, había que tener una preparación y conocimientos profesionales a nivel de F.P.; una vez superado se tenía un período de prueba de seis meses, pasando entonces a formar parte como oficiales en el escalafón del grupo obrero.-

Los obreros de los restantes Departamentos de fábrica podían acceder a oficiales de 1ª o 2ª del grupo obrero, simplemente con el conocimiento de la maquinaria que les daba su antigüedad y los cursos que la propia Empresa programaba para los mismos; el resultado final era que ambos recibian el mismo salario; indudablemente existía una discriminacion en su origen.-

En aquellos momentos hubo que decidir que los intereses generales de los trabajadores, estaban por encima de los particulares de cada grupo, pero teniendo una especial sensibilidad para que estas cuestiones no dañaran la unidad de acción en ninguno de los grupos; por tanto los trabajadores de fábrica siguieron contando con el empuje que procedía del Taller de Mantenimiento, mientras estos fueron preparando con sus planteamientos, el terreno para que sus peticiones no se olvidasen y fueran tomadas en consideración cuando llegase el momento adecuado.-

Superada la época más conflictiva de la lucha sindical y las relaciones laborales en la Empresa fueron asentadas sobre la base de una Democracia formal, de nuevo se tuvo que hacer frente a las maniobras de la Empresa para anular o dificultar el reconocimiento de la profesionalidad que se demandaba; una propuesta que hizo la Dirección con el ánimo de dividir y enfrentar a los trabajadores entre sí, contemplaba el hecho de conceder a aquellos que acreditasen poseer un título de F.P. de la especialidad mecánica o eléctrica, la remuneración correspondiente al grupo Técnico que representaba un 20% más de ingresos; una vez estudiada por el grupo y decidido por mayoría, como había sido habitual hasta ese momento, se aceptó dicha propuesta; la solución dada por los trabajadores para seguir avanzando, consistía que hasta tanto se consiguiera que todos los trabajadores del Taller la cobrasen por Derecho propio, se constituiría un fondo común con las aportaciones de todos los que cobraran el plus de profesionalidad, que se repartiría proporcionalmente a todos sus componentes.-

Fué tal la capacidad de presión y diálogo demostradas, que se consiguió que la Empresa propiciase una solución definitiva al problema, gestionando ante la Facultad de Ingenieros para que realizase en sus Dependencias y Talleres y bajo su Dirección, unos exámenes teórico-prácticos, donde se certificase a los solos efectos de cobrar el plus de profesionalidad, que el trabajador que no estaba en posesión del título de F.P., dominaba los conocimientos profesionales a nivel de una formación profesional, lo que consiguieron en su totalidad; de esta manera se superó un nuevo obstaculo sin merma de la unidad de los trabajadores y sin tener que renunciar a lo que se consideraba justo para muchos.-





E P Í L O G O:

Aquí se pone el punto y final al repaso de los hechos que se pueden considerar más relevantes de la lucha llevada a cabo por los trabajadores de la Empresa La Cruz del Campo, S.A., en una época tristemente aciaga para los intereses de la clase obrera.-

Consolidados actualmente dentro de una Democracia formal, que reconoce unos derechos para todos que son considerados básicos para un entendimiento civilizado, no podemos menos de reflexionar que esta situación no es como para lanzar las campanas al vuelo y mucho menos para estimar que se han alcanzado los resultados de igualdad y justicia por los que tantos hemos luchado; sin embargo nos queda la satisfacción de que la lucha ha merecido la pena.-

F I N