animalia

2013-10-30

  1. - r. animalia, ANIMAL --> 1.320.000 e. 500 o. 34 t. 2 sr.
:sr. 1 eumetazoa; 2 parazoa;

Tabla de contenidos


nombre científico : animalia
nombre vulgar : ANIMAL
clasificación : 1.-
datos : 1.320.000 e. 500 o. 34 d.

reino : animalia

TEXTO : Definición:
En general se puede definir el concepto de animal como todo ser vivo capaz de vivir, sentir y desplazarse por voluntad
propia y que obtiene su energia de moleculas organicas contenidas en otros seres vivos, es decir, es heterotrofo. Sin embargo,
quiza las caracteristicas que mejor definen al animal como tal se localian a nivel celular.
La celula animal carece de una pared celular formada por celulosa, así como de los corpúsculos citoplasmáticos llamados plastos
(entre los que se encuentran los cloroplastos), estructuras que caracterizan la célula vegetal. Las vacuolas intracelulares, caso de
existir, suelen tener función digestiva o simplemente reguladora de la cantidad de agua en el interior de la célula.
Diferencias respecto a los vegetales:
Desde la antigüedad se caracteriza a los animales como los organismos dotados de locomoción y sensibilidad en relación con la
distinción aristotélica entre el "alma vegetativa" propia de las plantas, y el "alma sensitiva", propia de los animales, C. von Linné
distingue estos dos reinos de la naturaleza por el hecho de que los vegetales "crecen y viven" y los animales "crecen, viven y
sienten". Sin embargo, ninguno de estos criterios permite diferenciar los organismos de ambos reinos, principalmente en los
grupos inferiores. Multitud de animales son sésiles y, muchas algas unicelulares pueden moverse; hay animales, como las
esponjas, aparentemente insensibles, y vegetales (Mimosa pudica) que reaccionan rápidamente a los estímulos. De hecho, la
incertidumbre sobre la naturaleza animal o vegetal de ciertos grupos, como los corales, actinias, etc., se ha mantenido durante
siglos.
Los animales se distinguen con mayor precisión de los vegetales por su metabolismo. Para conservar sus características todo ser
vivo necesita energía; los vegetales la reciben directamente de las radiaciones solares; los animales, en cambio, la reciben de las
moléculas altamente estructuradas de los alimentos. Los vegetales gracias a este aporte de energía, son cápaces de sintetizar
sustancias orgánicas a partir de materias primas del mundo inorgánico: son seres autótrofos; los animales, por el contrario,
dependen de otros organismos para su alimentación: son organismos heterótrofos. Los vegetales son organismos productores de
materia orgánica, mientras que los animales sólo la consumen y dependen de los vegetales. De esta diversidad fundamental
derivan en cierto modo las otras diferencias entre los dos grupos. Los animales deben ir en busca del alimento, por lo que
necesitan desplazarse son móviles. Además, necesitan desarrollar un sistema de relación con el medio que en los grupos
superiores depende del sistema nervioso. Otra consecuencia del tipo de nutrición es la forma del crecimiento: el desarrollo de los
animales conduce a una invaginación de las superficies capaces de recibir y absorber el alimento; el de los vegetales, por el
contrario, conduce a la formación de superficies externas asimiladoras expuestas a la luz. Por otra parte. el crecimiento de los
animales es limitado, mientras que los vegetales continúan creciendo hasta su muerte. Otro tipo de diferenciación se basa en la
presencia de sustancias químicas específicas. La captación de la energía luminosa por los vegetales depende de la clorofila; la
presencia o ausencia de este pigmento es uno de los criterios más seguros para distinguir los organismos de los dos reinos. Las
células animales están desnudas; en cambio, las vegetales poseen una membrana de secreción de celulosa. Los animales forman
glucogeno como sustancia de reserva glucídica; los vegetales almidón. Por último, son prácticamente exclusivos del reino vegetal
la lignina y las amidas, entre otras sustancias.
Los caracteres distintivos de los dos reinos son difíciles de aplicar en los organisrnos unicelulares próximos al tronco del que se
originaron animales y vegetales. Esta dificultad llevó a algunos autores por ej., a E. H. Haeckel, a formar el reino de los protistos,
que englobaba todos los organismos unicelulares. Muy confusa es la distinción del carácter animal o vegetal de ciertos flagelados
(Euglena) que presentan una mezcla de los caracteres de ambos reinos. Se considera que este grupo está estrechamente
relacionado con los antepasados comunes de animales y plantas.
Historia de la clasificación:
El estudio de los animales implica una agrupación de los organismos según sus afinidades y semejanzas en un sistema de
categorías taxonómicas; el sistema se denomina artificial si está basado en criterios diferenciales arbitrarios, y natural cuando
responde a las afinidades totales de los organismos y grupos zoológicos. Un sistema natural es una descripción de la filogenia
distribuye los organismos según su historia evolutiva. La primera clasificación del reino animal se debe a Aristóteles.Él distinguía
dos grandes grupos: los animales sin sangre (ánaima) y los animales con sangre (énaima); los primeros corresponden
aproximadamente a los invertebrados y los segundos a los vertebrados. Entre los animales sin sangre establecía cuatro grupos: l)
los moluscos que corresponden a los actuales cefalópodos; 2 ) los malacostráceos que incluían la mayor parte de los crustáceos
superiores; 3) los eútoma, con ios insectos y gusanos, y 4) los ostracodermos con todos los animales provistos de caparazón,
como los lamelibranquios, gasterópodos, equinodermos, etc. Los animales con sangre se dividían en cuadrúpedos vivíparos
(mamíferos), aves, cuadrúpedos ovíparos( anfibios y reptiles) y peces.
Durante la Edad Media y el Renacimiento se describieron los animales sin intentar la formación de un sistema coherente. Pero
en el s. XVIII empezó una nueva era para la biología. C von Linné definió nuevamente el concepto de especie y adoptó la
nomenclatura binominal. Las especies descritas brevemente las reunió en un sistema, en el cual distinguía mamíferos, aves,
anfibios, peces, insectos y gusanos. En los anfibios incluía los cetáceos y, en los insectos y gusanos reunía todos los
invertebrados. J. M. Lamarck, además de los cuatro grupos de vertebrados de C. von Linné, distinguió los invertebrados en
moluscos, cirrípedos, anéiidos, crustáceos, arácnidos, insectos, gusanos, radiados, pólipos e infusorios. G. Cuvier, fundándose en
su teoría de la correlación de los diversos órganos,estableció la base de las actuales clasificaciones distinguiendo cuatro grandes
troncos: vertebrados, articulados, moluscos y radiados.
Posteriormente se fueron diferenciando grupos, como los artrópodos y anélidos de los articulados, los equinodermos y
celenterados de los radiados, etc. Los protozoos dejan de pertenecer al reino animal y se mantienen dentro del reino de los
protistas, pese a que muchos de ellos comparten características celulares con los integrantes del reino animal. Se establecieron
finalmente, una serie de tipos admitidos como naturales: son los placozoos, rombozoos, ortonéctidos, poríferos, cnidarios,
ctenóforos, platelmintos, gnatostomúlidos, gastrotricos, nemátodos, nematomorfos, rotíferos, acantocéfalos, quinorrincos,
priapúlidos, loricíferos, entoproctos, ciclióforos, nemertinos, moluscos, anélidos, sipuncúlidos, equiúridos, pogonóforos,
onicóforos, tardígrados, artrópodos, foronídeos, ectoproctos, braquiópodos, equinodermos, quetognatos, hemicordados y
cordados. Estos grupos representan los grandes complejos naturaies y corresponden a distintos planos de organización. Sin
embargo, sobre la categoría de otros grupos menores y la extensión y situación filogenética de todos ellos existen diversas
interpretaciones.